Las ciudades más ruidosas de Europa

La contaminación acústica es un problema común en la mayoría de las ciudades metropolitanas. Esta se debe a la excesiva emisión de ruidos molestos que pueden disturbar la tranquilidad de la vida diaria. Algunas consecuencias que pueden provocar esta contaminación sónica pueden ser graves, como la pérdida de la audición, hasta más leves pero no insignificantes, como afecciones neuronales y psicológicas.

Si observamos el mapa del mundo y planteamos el problema de la contaminación auditiva, podemos divisar que la mayor contaminación se encuentra en la parte asiática del globo. Pero si nos preocupamos de la parte occidental encontraremos que los daños sufridos se encuentran a un nivel muy similar del continente asiático. Nos concentraremos, esta vez, únicamente en el continente Europeo y veremos como ha avanzado este problema y cuáles son las ciudades más ruidosas de Europa. Es necesario recordar que la contaminación auditiva sugiere la misma preocupación por los lugares contaminados con otros desechos nocivos, con este mapa auditivo, se recomienda tomar consciencia del daño que el exceso de ruido puede provocar.

ciudades mas ruidosas de europa

Ranking de ciudades más ruidosas

Según un estudio realizado por el Mimi Hearing Technologiesas las ciudades europeas más ruidosas son las siguientes:

  1. Estambul, Turkía
  2. Barcelona, España
  3. París, Francia
  4. Moscú, Rusia
  5. San Petersburgo, Rusia
  6. Roma, Italia
  7. Madrid, España
  8. Machester, Reino Unido
  9. Londres, Reino Unido
  10. Birmingham, Reino Unido

En el caso de Estambul, nos encontramos con una ciudad ruidosa en su vida diaria, por su amplio turismo y mercado. En el caso de las ciudades españolas, los estudiosos ya habían demostrado una fuerte preocupación desde el 2009, cuando Madrid fue señalada como la más ruidosa por Organización Mundial de la Salud. A lo largo de este período de tiempo, son muchas las ciudades españolas que se alternan en estas posiciones, con Vigo a la cabeza en el 2017. Las autoridades se atienen a marcar ciertos límites, aunque es complejo de controlar. Como es evidente, estamos en presencia de una grave contaminación sonora en la zona ibérica, con dos candidatos dentro de las cinco ciudades más ruidosas y siempre presentando una o dos ciudades en los rankings mundiales.

En el caso de Italia, extraña ver que no se encuentre entre las más ruidosas Milán o Nápoles. Junto con las grandes ciudades de España y Francia, reúnen todas las similitudes para considerarse ciudades ruidosas por su amplio turismo, instalaciones, industrias, celebraciones de fiestas y sobre todo como meollo cultural del fútbol.

contaminación acústica nocturna

En cuanto a la vida nocturna, gracias a la European Enviroment Agency encontramos otras ciudades europeas no mencionadas anteriormente en nuestra lista de ciudades europeas más ruidosas. Este tipo de ciudades quedan establecidas en este ámbito por potenciar largas horas nocturnas y son muy particulares en sus largas fiestas de madrugada:

Sofía, Bulgaria.
Tallin, Estonia.
Bucarest, Rumania.
Luxemburgo.
Praga, República Checa.

Con todo, Europa posee en su corazón un montón de ciudades que tienen una contaminación acústica significativa dada por aspectos culturales, comerciales, turísticos y tecnológicos. Por ahora, este tipo de actividades son tan masivas que es difícil para las personas, que viven en el meollo de estas urbes, encontrar espacios silenciosos. Por suerte, en las proximidades hay una gran variedad de pueblos, cuyo retiro permite una vida plena y afable.

También te puede interesar este artículo sobre las ciudades más ruidosas de América Latina.

Las fuentes de la contaminación acústica

Es sabido que la principal fuente de la contaminación sonora en las ciudades europeas se debe al tráfico y a las grandes industrias, pero la diversidad de estas fuentes también son las obras de construcción y las diferentes fiestas públicas y privadas. El tráfico es sólo una pequeña parte de esta contaminación.

Europa es un continente particular por reunir diversos elementos culturales que enriquecen a los países en todas sus dimensiones, pero también aportan de sobremanera a la producción del ruido nocivo. En primer lugar, podemos considerar que los ambientes festivos y el turismo forman parte de las fuentes de ruido más recurrentes.

El turismo como un fenómeno de marketing se construye a partir de toda una escenografía comercial y las empresas de turismo, por lo general, aportan a esta contaminación a través de buses u otros medios de transportes que portan a los turistas por los lugares más memorables. El uso de altavoces de los guías turísticos o simplemente a viva voz pueden parecer poca cosa, pero en medio de la vida diaria, es normal que un civil vaya a su trabajo o a su escuela y encuentre por doquier este tipo de herramientas turísticas.

Por la otra parte del turismo, la persona que llega a la ciudad no siempre está interesada en recorrer lugares silenciosos, se detiene a observar a los músicos callejeros y se dirige a los mercados, donde se negocian bienes esenciales así como lujosos productos de consumo rápido. El mercado nunca ha sido silencioso, pero bajo la misma lógica comercial aumentará en dimensión y volumen si el turismo aumenta. A su vez, el turismo estará relacionado estrechamente con las instalaciones de los aeropuertos que, por lo general, en Europa son bastante avanzados. De esa forma, pequeñas ciudades como Pisa, sin ser demasiado ruidosas, sufren de los constantes despegues de aviones.

ciudades mas ruidosas de Europa

Exactamente lo mismo ocurre en las ciudades más grandes. No obstante, el turismo será siempre esencial para la economía europea y sería muy complicado reducirlo para controlar la contaminación acústica. El turismo y la festividad estará siempre relacionado con las siguientes fuentes.

En segundo lugar, otro punto importante que aporta a la contaminación, son los eventos masivos, como conciertos de bandas populares, las cuales siempre tienen en su planificación varias giras por países europeos y americanos.

En tercer lugar, muy relacionado con los eventos masivos, se encuentra el fútbol y los grandes eventos mundiales. En Europa también vibra fuertemente este deporte, están las ligas y los campeonatos más importantes donde brillan las figuras de todo el mundo. El fútbol considerado como fiesta también aporta a la formación de esas masivas celebraciones, esto produce que los bares abren hasta más tarde, la vida nocturna se extienda y que las plazas se llenen. Aunque los estadios se encuentran generalmente más apartados del centro urbano, igualmente las fiestas de este tipo se celebran fuera de él.

En último lugar, siempre en relación a las festividades, hemos identificado otra fuente de fuertes ruidos: fiestas de origen religioso pero que se han tornado excesivamente sonoras. El ejemplo más claro es la celebración de las fallas en Valencia, donde los petardos no descansan en ningún momento, ni siquiera en la madrugada. Hemos de recordar que no hace mucho fue considerada una de las ciudades más ruidosas de toda España, aunque en la actualidad ha bajado sus niveles de decibelios. Esto mismo ocurre en diferentes ciudades de Italia, donde existen muchas festividades que detienen el funcionamiento de la ciudad, pero lejos de ser pausas se convierten en algo aún más potente.